¿Cómo conseguir financiamiento para una idea o proyecto?

¿Tienes una idea o proyecto y necesitas fondos? Conversamos con Alejandra Diez, abogada de Alster Legal, quien nos dió su opinión y algunos consejos basados en su experiencia como asesora de emprendedores y fondos de inversión, a la hora de iniciar la búsqueda de financiamiento para tu emprendimiento.

Lo primero que hay que tener presente es que las distintas etapas de un proyecto llevan asociadas distintas fuentes de financiamiento. Es así como lo grafica la denominada curva S:

   

En la primera etapa, cuando sólo hay una idea, la alternativa más probable de financiamiento es la llamada “FFF” (family, fans and friends): Familia, amigos, y aquellos que de una manera algo temeraria apuestan por el proyecto. En esta etapa, Alejandra señala que lo importante es ser ordenados desde el inicio, llevando los documentos legales y contabilidad al día, para dar seguridad y transparencia a quienes están creyendo en el proyecto.

Posteriormente, surge la posibilidad de acceder a fondos estatales o de inversionistas ángel, y solo una vez que el emprendimiento se encuentre en una etapa de crecimiento podremos enfrentarnos a la posibilidad de que, un fondo de inversión, ciertas formas de financiamiento colectivo y luego los bancos, estén dispuestos a financiar nuestro emprendimiento. En este caso, la abogada recomienda informarse antes sobre las implicancias y obligaciones que se tendrá al recibir inversión de uno u otro.

Ahora bien, una vez que tenemos una alternativa de inversión ¿Cómo elegir qué instrumentos de financiamiento utilizar?  “Dependiendo del momento en que se encuentre la empresa y del tipo de inversionista que está dispuesto a invertir, podremos utilizar distintos instrumentos de financiamiento. Así, por ejemplo, si la empresa va a hacer una ronda de inversión en el plazo de un año, lo común es que un inversionista ingrese vía nota convertible.” Agrega, que en su experiencia los instrumentos más utilizados son la nota o mutuo convertible y el aumento de capital.

Este proceso no está exento de dificultades “Lo más complicado creo que son los tiempos, ya que empresa e inversionistas deben acordar distintos temas, lo que debe ser plasmado en documentos legales. Esto, a veces, se demora y la empresa puede necesitar con urgencia los fondos, generando ansiedad y frustración” comenta Alejandra. Ello según su opinión podría mejorarse preparando a los emprendimientos de mejor manera, instruirlos en lo que solicitan los inversionistas y lo que no es conveniente que acepten. También explicar los tiempos y manejar expectativas.

En este sentido, la asesoría de un abogado es recomendable en todo el proceso de inversión, especialmente:

  • En la definición de estrategias de financiamiento, de las fuentes de financiamiento a las que podemos recurrir y de los instrumentos que podemos utilizar.
  • Due Diligence.
  • Negociación de condiciones entre emprendedor y financista.
  • Y finalmente, en la fase de preparación de documentos y negociación de éstos con la contraparte.
De este modo, el proceso será más rápido, y se evitarán diferencias que pueden dificultar su éxito, y provocar roces entre las partes.

“En Alster Legal hemos participado en múltiples rondas de financiamiento, apoyando a inversionistas y emprendedores, lo que nos permite entender los requerimientos de uno y otro, sus expectativas, y lo que esperan del proceso.”  Concluye Alejandra.

  Jimena Altuzarra, Coordinadora de Comunicaciones en Alster Legal.

Trabajo a distancia, Teletrabajo, Trabajo flexible. El qué es qué en la futura legislación Laboral.

Actualmente se está tramitando en el congreso el proyecto de ley que contempla incorporar un nuevo capítulo al Código del Trabajo, llamado “Del trabajo a distancia y teletrabajo”. La ley Nº19.759, al modificar el artículo 22 del Código del Trabajo, ya había reconocido esta nueva forma laboral, sin embargo, se ha hecho necesaria una regulación especial que reconozca las características de esta nueva figura, y proteja adecuadamente a estos nuevos trabajadores.

El trabajo a distancia y el teletrabajo son tendencia en el mundo, y en nuestro país esta figura está en alza. Actualmente se está implementando tanto en empresas privadas tales como Microsoft Chile, CTC Chile, ESSO Chile, Nestlé e IBM; como en entes del estado, así INAPI implementó esta forma de trabajo con gran éxito entre enero de 2017 y marzo de 2018.

Sumarse a las tendencias no fue la única motivación del Gobierno de Chile para presentar este proyecto de ley y regular el trabajo a distancia y el teletrabajo. Otros objetivos contemplados son el logro de una mayor utilización de las herramientas que entrega la tecnología, potenciar la corresponsabilidad familiar, fomentar una estructura laboral que privilegie el cumplimiento por objetivos, la inclusión de personas que han quedado fuera del sistema, mejorar calidad de vida, e incentivar el respeto al medioambiente y la disminución de la congestión vehicular.

Pero, ¿a qué tipo de trabajadores se aplica esta normativa? El trabajo a distancia y  teletrabajo ¿incluyen modalidades como el llamado trabajo freelance, el trabajo flexible y el Home Office?

La primera diferenciación nos la da el propio proyecto de ley, cuando indica que “los trabajadores podrán pactar por escrito con su empleador que la prestación de servicios bajo dependencia y subordinación se realice fuera de las instalaciones de la empresa”. Es decir, quedan inmediatamente fuera de esta normativa todas aquellas personas que trabajan de manera independiente sin un vínculo de dependencia y subordinación con aquel a quien prestan servicios, de modo que los freelancer y todos aquellos que prestan servicios por proyecto, mantienen su estatus actual.

Luego se define el trabajo a distancia y el teletrabajo, señalando que el primero es un acuerdo que faculta al trabajador a prestar sus servicios total o parcialmente, desde su domicilio u otro lugar o lugares distintos a los establecimientos de la empresa. Estos servicios constituyen teletrabajo cuando sean prestados mediante la utilización de medios tecnológicos, informáticos o de telecomunicaciones, o bien cuando los servicios prestados deban reportarse mediante tales medios. Por lo tanto, el teletrabajo es un tipo de trabajo a distancia que reviste características particulares que hacen que la futura ley lo regule de forma especial.  

Ambos tipos de trabajo podrán abarcar todo o parte de la jornada de trabajo e incluso combinar tiempo de trabajo presencial con tiempo de trabajo a distancia, e implican un acuerdo voluntario entre las partes que deberá constar por escrito en el contrato de trabajo. Aquí entran los llamados “trabajo flexible” y “Home office”, en que empleador y empleado acuerdan que determinados días o en determinada parte de la jornada este último podrá trabajar desde un lugar distinto a la oficina.

Las empresas que ya están implementando el trabajo a distancia o el teletrabajo, deberán estar atentos a la entrada en vigencia de esta ley, ya que desde ese momento, ésta da un plazo de un año para ajustarse a lo establecido para este tipo de trabajadores.

En Alster Legal tenemos experiencia en retener talento y generar una estructura que incorpore prácticas innovadoras en las modalidades de contratos de trabajo.

En nuestro próximo artículo nos referiremos a los cambios y nuevas normas que incorporará el nuevo capítulo VIII del Código del Trabajo.

Jimena Altuzarra, Coordinadora de Comunicaciones en Alster Legal.  

¿Cuáles son los desafíos de transformación digital en el derecho corporativo?

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar Lima, Perú, invitado por el visionario y profesional equipo de ESAN Graduate Business School. El tenor de la visita comprendía la participación como expositor en el seminario internacional “Transformación Digital del Derecho Corporativo”.

Durante mi estadía, no solo tuve el privilegio de compartir con mentes brillantes como las de Eddy Morris, Pablo Courtis y Abel Revoredo, sino también la posibilidad de charlar con algunos referentes del mundo de la innovación legal en Perú, Wilfredo Murillo, de Xtrategia y Gericó Perú, y Juan José Hopkins, de Sumara Hub Legal, algunas de las personas que asistieron al seminario.

Tras una extraordinaria exposición de Abel sobre los desafíos que enfrenta el derecho y las normas frente al contexto digital que hoy vivimos, y una charla magistral dictada por Eddy sobre la ruta que ha de seguirse en la transformación digital empresarial, me tocó exponer sobre los impactos que la realidad digital genera en el desarrollo de los modelos de negocios de prestación de servicios legales.

Lo cierto es que con una audiencia extremadamente interesada e iniciando mi exposición más allá de las 9:00 de la noche, hora en la que jamás hubiese pensado alguien iba a tomar atención, me vi expuesto a un público que con atención escuchaba sobre las experiencias que hemos vivido en Alster, las oportunidades que hemos detectado en un mercado aún reticente al cambio y el aprendizaje de casi ya 4 años de recorrido en la senda de la innovación legal en Latinoamérica de la cual hemos sido referentes.

Son datos conocidos por todos, pero profundizar en la discusión de la condiciones actuales del mercado legal Latinoamericano siempre permite entender nuestra visión. El aumento en el número de abogados que salen a las calles cada día, las presiones por costos, clientes mucho más empoderados e informados, mayor competencia y el apetito de las Big4 por una cuota del mercado; así como los famosos millennials y las generaciones que vienen, la conexión, globalización, automatización, entre otras condiciones del entorno; hacen indudable e imperativo que quienes pretendan perpetuarse como actores relevantes en el mercado legal, deben actuar y abordar estas condiciones como oportunidades.

La mirada desde la zona de confort es un riesgo latente y, pese a que los escépticos siempre negarán los cambios, los hechos hablan por sí solos. ¿Quién determina el precio del servicio hoy, clientes o prestadores de servicio? ¿Piden los clientes inmediatez, transparencia, certeza, acceso y flexibilidad a sus prestadores de servicios legales? ¿Ha empezado el cliente a licitar servicios? ¿Ha empezado el cliente a requerir que la propuesta de valor no solo sea la de tener un expertise determinado, sino bien la de incluir aspectos como diversidad, inclusión, riesgo, tecnología y otros? Creo que si somos sensatos, las respuestas las sabemos con claridad.

Reinventarse, adaptarse e innovar son requisitos del liderazgo legal actual. ¿Qué hace falta para ello? Pues bien, precisamente una de las preguntas más interesantes que me hicieron al terminar el seminario fue esa, por qué y cómo, siendo abogado, podía saber de tecnología y estrategia……Allí radica, creo yo, el gran y principal error conceptual de cómo abordamos la profesión legal: hemos sido educados pensando que es atípico pensar en un abogado hablando de negocios y, menos aún, de innovación. Es por ello que los líderes del cambio en la industria legal deben dotarse de herramientas técnicas apropiadas para enfrentar esta realidad. No fuimos entrenados y menos lo fueron nuestros mentores para enfrentar la era digital y la cuarta revolución industrial. Desde Darwin hasta Drucker lo han dicho siempre, adaptarse para sobrevivir es esencial y es la especie que se adapta la que trasciende.

La invitación es a abrir la mente, a desechar los estereotipos y hacerse cargo de encontrar oportunidades en un río revuelto en el que estoy seguro hay muchos peces.

Andrés Jara, CEO Alster Legal.  

Proyecto de ley sobre Propiedad industrial

En octubre del año pasado, se ingresó a trámite un nuevo proyecto de ley, que busca modificar la actual Ley 19.039 sobre Propiedad Industrial. El objetivo de esta ley, que aún no entra en vigencia, es principalmente hacer más eficientes los procesos de registro, acortando sus plazos, así como ampliar el ámbito de protección de los derechos de propiedad industrial, introduciendo nuevas categorías de elementos a proteger y sanciones adicionales por delitos en su contra.

Las principales modificaciones son las siguientes:

      • GENERALES
  • Creación de la Gaceta de Propiedad Industrial: Las publicaciones ya no se harán en el Diario Oficial y serán de carácter gratuito, lo que disminuirá considerablemente los costos de registro. (Actualmente la publicación del registro de una marca oscila entre 10.000 y 40.000 pesos)
  • Se introducen nuevas acciones de persecución por los delitos en contra de la propiedad industrial. En el caso de las marcas se introduce el delito de falsificación marcaria que conlleva una pena privativa de libertad, penas de multa y la posibilidad de solicitar indemnización de perjuicios; asimismo, se incorpora la acción de usurpación de patente que regula el derecho del titular legítimo a solicitar la transferencia del registro a su nombre, con indemnización de perjuicios, cuando esta haya sido inscrita por quien no tenía derecho para ello.                                                                                                                                                   
  • MARCAS COMERCIALES
  • Introducción de nuevas categorías de marcas: Busca introducir marcas de carácter no tradicional, como marcas en movimiento u hologramas;
  • Caducidad del registro de marca por no uso: Hoy en día existen innumerables registros de marca que no son realmente utilizadas, generando obstáculos para las nuevas marcas a registrar, lo que se busca modificar estableciendo un plazo de caducidad de 5 años por no uso efectivo de la marca o porque ésta ha perdido su distintividad;
  • Eliminación de las marcas de Establecimiento Comercial e Industrial: ¡Un gran avance! Actualmente se distingue entre marcas de establecimiento comercial (empresa que comercializa bienes) e industrial (manufactura de bienes), esto simplemente encarecía el registro ya que se paga el registro en cada ubicación/región donde se encontraba el establecimiento; y limitaba el uso de la marca, encasillándola en un uso industrial o comercial, cuando hoy en día la mayoría de las veces se utilizan indistintamente;
  • Examen conjunto de forma y fondo en el procedimiento de marcas: En la actualidad el análisis de los requisitos de forma y fondo de un registro de marca se realiza en dos actos y momentos distintos, esto acortará sustancialmente los tiempos de registro.
III. PATENTES
  • Otorgamiento de patente provisional: Se podrá solicitar una patente provisional por un plazo de 12 meses, cuando el solicitante aún no puede cumplir con todos los requisitos necesarios para solicitar una patente definitiva;
  • Multas por exceso de hojas en una solicitud de patente: Esto acortará los plazos de examen de las solicitudes de patentes.

Estas son algunas de las modificaciones más relevantes y lo vemos como un buen camino para lograr un sistema más expedito y eficiente, así como generar menos costos para quienes desean registrar un derecho de propiedad industrial.

Bernardita Bottai, Legal Associate de Alster Legal.

Las últimas herramientas tecnológicas para el mercado legal según Legalweek NY2019

Como parte de la experiencia de participar en la Legalweek en New York los últimos días de enero, tuvimos también la oportunidad de analizar las últimas herramientas tecnológicas que se promueven en el mercado legal global.

En términos generales, es posible señalar que la innovación en materia tecnológica sigue principalmente enfocada en la construcción de soluciones que doten a abogados de mayor eficiencia y efectividad. No son muchas las soluciones que realmente reemplazan al abogado, como muchos intuyen, sino más bien engrandecen su rol al despojarlo de tareas de poco valor agregado, recurrentes, con patrones de ejecución en donde el criterio jurídico y el entrenamiento de los abogados realmente no genera impacto.

Sin perjuicio de que la tendencia de soluciones continúa en la misma línea que años anteriores, obviamente ya podemos visualizar máquinas con más entrenamiento, casos de éxito más certeros y eficiencias indiscutibles. Uno de los exponentes interesantes en esta línea es Lawgeex.com, empresa que ha enfocado sus recursos a la automatización contractual. Ésta ha obtenido múltiples rondas de financiamiento desde su creación y a la fecha acumula más de USD20 Millones en capitalrise. El año 2018 hicieron noticia al hacer competir su herramienta de análisis de documentos y lograr un índice de precisión de más de 94% frente al 85% que demostraron abogados altamente capacitados en un proceso de revisión de NDAs y en donde los abogados demoraron un promedio de 92 minutos en revisar los documentos provistos versus los 26 segundos que demoró la herramienta de AI. Precisamente, tuvimos en nuestra visita oportunidad de conocer y conversar con Noory Bechor, CEO y co-fundador de LawGeex, quien nos manifestó su absoluto foco en procesos de automatización y análisis mecánico de contratos y documentos. Empresas como estas hay varias en el mercado, en efecto, otro buen ejemplo es Luminance.com spinoff de los laboratorios de machine learning de la Universidad de Cambridge que por medio de sus algoritmos de reconocimiento de patrones y modelos de análisis probabilísticos permite intuitivamente recorrer flujos de trabajo en la revisión de documentos, con multilenguaje y multijuridicción, adaptándose a los diversos estilos de redacción documental. En el caso de ésta última, conversamos con sus representantes y realizamos diversas demostraciones que nos permitieron constatar la calidad del producto comercializado.

Por su parte, la mayor preocupación en materia de protección de datos personales, ciberseguridad y cumplimiento normativo, ha dado pie a la creación de herramientas predictivas y de análisis que han visto en este complejo escenario global una gran oportunidad. Ayfie, por ejemplo, con quienes también interactuamos durante la convención, permite efectuar de forma automatizada y potenciada por inteligencia artificial el análisis de millones de datos de forma simultánea. Clasificando datos en función de aquellos criterios que se desee identificar, ordenándolos y detectando divergencia respecto de parámetros predefinidos, es posible encontrar alteraciones en documentos, comunicaciones o información en general que pueda constituir incumplimientos o desviaciones de estándares normativos o regulación a la cuál una empresa se encuentra sometida. Solo es necesario cargar los parámetros a identificar, dotar a la solución de accesos a las bases de datos de información por medio de APIs seguras y voilá, un completo informe puede ser emitidos en segundos.

Otra plataforma con la que nos divertimos durante un rato es TrustArc, una empresa que provee soluciones para administrar políticas de cumplimiento de privacidad bajo estándares como GDPR o CCPA u otras regulaciones de privacidad en el mundo. Básicamente, es una plataforma flexible y adaptable a los estándares normativos que se desee sobre la cuál se pueden construir programas de cumplimiento por medio de la generación de evaluaciones, flujos de administración de autorizaciones, políticas y procedimientos.

De tal forma, múltiples son las aristas hoy cubiertas por empresas de tecnología en el mundo legal, pero a la vez, debemos también considerar que los índices de adopción de tecnología por parte de abogados son aún muy bajos, lo que sumado a que el uso de este tipo de soluciones no se ha transformado en prioridad estratégica en empresas y estudios jurídicos, nos lleva a concluir que queda un largo camino por recorrer. Lo que es incuestionable, es que quienes no estén gestionando sus estrategias e incorporando soluciones de esta especie, incluso a título experimental, tienen un alto riesgo de quedarse atrás y perder la oportunidad de construir ventajas competitivas relevantes.  

Andrés Jara, CEO Alster legal.  

El desarrollo de la Gig Economy y su entrada al mercado legal

La cuarta revolución Industrial ha cambiado los modelos de negocio, la forma en que las personas prefieren desarrollar su trabajo y el mercado laboral. En este último sentido, ha contribuido al surgimiento de lo que se conoce como “gig economy”, “freelance economy”, o “economía colaborativa”.

La Gig Economy es un fenómeno mundial que nació en Estados Unidos hace ya unos años, extendiéndose por todo el mundo, y que consiste en la tendencia actual de trabajar por proyectos con fecha de inicio y finalización. En este modelo, el trabajador denominado freelancer es independiente y autónomo, y aporta todos sus recursos: conocimiento, experiencia, tiempo y materiales. Se habla de economía, por cuanto se considera un entorno en que los puestos de empleo temporales o el trabajo freelance es común, y las empresas contratan trabajadores independientes.

Según los resultados del estudio “Freelancing in América: 2017” en los Estados Unidos el 36% de la fuerza laboral norteamericana trabaja de forma independiente y contribuye con aproximadamente US$1.4 billones anuales a la economía. Y esto seguirá aumentando, se pronostica que en el 2020 los freelancers sean más del 43%, e incluso algunos analistas indican que para el 2030 constituirán el 80% de la fuerza laboral mundial. Chile no se queda atrás, y esperamos que con la actual tramitación del proyecto de ley que modifica el Código del Trabajo en materia de trabajo a distancia, también aumenten los trabajadores independientes en nuestro país.

Asimismo, según el informe EY-Contingent Workforce Survey Study-España 2016, el 50% de las compañías han visto un aumento en el uso de la Economía Gig, mientras el 40% estaba pensando incrementar la contratación de profesionales freelance durante los siguientes 5 años.

La cultura legal no ha quedado ajena a este cambio y el trabajo flexible ya está introduciéndose en la industria para adaptarse a las expectativas de abogados que piden un mayor equilibrio entre trabajo y vida personal, así como de empresas que han visto en la alternativa de trabajar con abogados por proyecto, una posibilidad de contar con profesionales expertos para casos puntuales, bajando costos de contratación, sin disminuir la calidad en el trabajo. Esta modalidad ya se ha consolidado en países como Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Países Bajos y España, llegando en este último a un aumento de 30% de abogados freelance en los últimos años. Así, tanto empresas como estudios de abogados deben entender este nuevo escenario tanto como un beneficio, como la clave para retener talento.

Ahora bien, ¿Qué ha motivado a tantos profesionales a elegir esta forma de trabajo? Uno de los grandes atributos del trabajo Freelance es la flexibilidad laboral, permite trabajar donde y en el momento que se desee, establecer horarios y ritmo de trabajo, al mismo tiempo da libertad para elegir proyectos, y finalmente da la posibilidad de un aumentar ingresos.

Los trabajadores freelance, están decidiendo voluntariamente elegir este modelo en consideración a los beneficios que ven en éste, y lo están desarrollando pensando de manera proactiva sobre las tendencias del mercado, aprovechando los avances que la tecnología les está entregando en pro de su productividad y conectividad, y actualizando sus habilidades con mayor frecuencia que los trabajadores tradicionales.

Estemos atentos, la Gig Economy viene con fuerza y para quedarse.

Jimena Altuzarra, Coordinadora de Comunicaciones en Alster Legal.

Desafíos del mercado legal en modelos de trabajo colaborativo.

El mercado legal, como otros mercados, no ha quedado inmune a los efectos de los cambios en la forma en que trabajamos. La revolución digital, los cambios demográficos y el interés en lograr satisfacción laboral junto con equilibrar la vida personal y profesional, son solo algunos de los factores que explican este cambio.

De este modo, la captación y retención de talento es considerado como uno de los mayores desafíos actuales y futuros en la industria legal. Una de las fórmulas que han adoptado las empresas para responder a este desafío es la flexibilidad, que a la vez busca aumentar la productividad de la fuerza laboral.

Como consecuencia de ello, la tecnología, entre otras cosas, toma relevancia para conectar a los trabajadores dentro y entre organizaciones que a menudo están físicamente dispersas, vinculando a los trabajadores desde sus hogares o centros de trabajo remotos a las oficinas principales de la organización. Una muestra de esto, es el incremento de la oferta de herramientas tecnológicas para trabajar en forma remota y colaborativamentela creación de procesos y herramientas que permiten minimizar los trabajos burocráticos, mecánicos y repetitivos. Organizaciones como Google y Microsoft han invertido en la creación de plataformas de navegación común para las más de 2000 herramientas de colaboración disponibles actualmente. Así, que próximamente será posible elegir aplicaciones de colaboración que funcionen en todos los dispositivos y hacer más fácil el uso de estas herramientas.

La búsqueda de flexibilidad laboral en el mercado legal ha dado pie a la irrupción de modelos de trabajos colaborativos que necesariamente deben establecer sus cimientos en tecnología y procesos para facilitar la coordinación de esfuerzos individuales y grupales.

El trabajo colaborativo en el mercado legal

Según un reciente informe de McKinsey (https://mck.co/2IIblzM) la colaboración mejorará la productividad de las empresas que la incorporen entre un 20 y un 30 por ciento, implicando una mayor eficiencia laboral, y como consecuencia, mejores precios por eficiencias (disminución de costos fijos, trabajo remoto, talento).

El trabajo colaborativo permite además el acceso a habilidades y fortalezas de todos los involucrados permitiendo generar ideas y soluciones con un ritmo más rápido.

Finalmente, hace posible responder a demandas de protocolos de contratación basados en inclusión, diversidad o no discriminación.

En cuanto a los beneficios del trabajo colaborativo para los abogados freelance, estos son muchos, algunos de los cuales son la posibilidad de compatibilizar vida personal y profesional, organizar su tiempo distribuyendo la jornada laboral según más le acomode y la oportunidad de desarrollar su trabajo desde cualquier parte del mundo. Situación que bajo un modelo tradicional de cuantas más horas mejor, no es posible.

Estas nuevas formas de trabajar no sólo impactan positivamente en la calidad de vida de los abogados freelance sino que además les permite a los proveedores de servicios legales bajar sus costos a sus clientes ofreciéndoles la misma calidad, lo cual termina siendo un win-win para todas las partes involucradas en el proceso.

Desafíos del trabajo colaborativo en el mercado legal

El trabajo colaborativo presenta desafíos para los proveedores legales tradicionales, que deberán realizar un cambio en la estructura de sus negocios para avanzar, pero cuyo resultado se traducirá en productos y servicios más eficientes en costos, provecho del talento legal independiente, incorporación de tarifas por proyecto y la atención de protocolos de compra de consumidores de servicios legales que valoren diversidad e inclusión.

También, implica el desarrollo de nuevas habilidades en los abogados en áreas como el uso de herramientas tecnológicas, gestión de crisis, finanzas o estadísticas, marketing, gestión de proyectos y otros que no fueron parte de su formación universitaria y que hasta el día de hoy están ausentes en las mallas curriculares de las universidades.

En conclusión, el trabajo colaborativo en el mercado legal es un movimiento en ascenso que exige eficiencia, agilidad en los procesos, costos más bajos y abogados mucho más competitivos y multidisciplinarios y que, sobre todo, ofrece oportunidades de desarrollar la carrera profesional en formatos que antes no era vistos como los caminos más habituales para un abogado.

  Jimena Altuzarra | Coordinadora de Comunicaciones Alster legal

Legalweek New York 2019. Igualdad, diversidad e inclusión.

La semana pasada escribí acerca de nuestra participación en el Legalweek y les había mencionado que teníamos 5 grandes temas para desarrollar.

Uno de dichos temas es el cómo se aborda la igualdad, diversidad e inclusión en las sesiones de conversación a las cuales asistí. Se observa que estas materias prevalecen año a año, pero especial relevancia cobraron durante la pasada convención, pues la cantidad de charlas y exposiciones que abordaron estos asuntos se multiplicaron por varias veces. Llamó especialmente la atención el hecho de que un porcentaje importante de expositores se refirió al rol que los departamentos legales tienen en promover e impulsar el estándar del mercado en estos aspectos. Ejemplos como Metlife que exige a los estudios jurídicos que le sirven el demostrar planes de contratación y retención de abogados diversos, o la política de Facebook de requerir que un tercio de los equipos de abogados de sus proveedores sean mujeres y de minorías étnicas, o el programa de HP que retiene el 10% del honorario de los abogados externos que no cumplan los requerimientos de diversidad impuestos por sus políticas, son una demostración clara de que la demanda de servicios legales tiene un rol activo y relevante en satisfacer los estándares actuales de la sociedad en estas materias.

Por su parte, resultó de gran interés el conocer la existencia de múltiples herramientas tecnológicas que son utilizadas para promover el cumplimiento efectivo de estos estándares y políticas. Ejemplos hay varios, pero podría clasificarlos en 4 grandes grupos: (a) Plataformas tecnológicas que pueden asegurar que el lenguaje utilizado en la redacción de postulaciones a trabajos se encuentran libres de restricciones o prejuicios de género o etnia como Textio; (b) Plataformas específicamente diseñadas para entregar acceso a candidatos más diversos en género, etnia o educación como JopwellHandshakePower to Fly; (c) Aplicaciones que reemplazan la revisión tradicional de currículo vitae y utilizan neurociencia y algoritmos exentos de limitaciones o prejuicios para seleccionar candidatos más óptimos como Pymetrics; y (d) tecnologías que permiten enfocar los esfuerzos en la progresión del talento dentro de las empresas sin limitaciones asociadas a género, etnia, origen económico u otras condiciones, como Humanyze.  

Teniendo en consideración los casos de éxito expuestos en estos temas y también la relevancia que tomó en esta ocasión la discusión sobre ello, nos hace obviamente reflexionar respecto de los esfuerzos y acciones reales con que departamentos legales, empresas y estudios jurídicos chilenos se han hecho cargo de este nuevo estándar global. Existen varias iniciativas impulsadas a nivel legislativo y también algunas intenciones promovidas por el Colegio de Abogados de Chile, pero no se observan muchas aplicaciones reales en gerencias legales en esta línea y, menos aún, son los casos de estudios jurídicos que podrían realmente satisfacer las expectativas de clientes como los citados en ejemplos anteriores. Probablemente, la discusión llegará a Chile con cierto retardo, como también lo fue la discusión sobre la innovación en el sector legal que iniciamos con Alster Legal hace ya casi 4 años, pero no tenemos duda de que esta materia cobrará fuerza y, probablemente, las tecnologías y modelos de negocios inclusivos, remotos, flexibles y colaborativos ayuden a que la incorporación de buenas prácticas se inserten con fuerza y velocidad en los procesos internos de empresas y estudios jurídicos.

Andrés Jara, CEO Alster Legal.

Alster Legal estuvo presente en la feria Legalweek New York 2019.

Durante los últimos días de enero, asistimos a la conferencia Legalweek en NY, USA. La feria comercial de tecnología legal más grande y antigua del mundo.

Legalweek New York es la semana en la cual se reúnen varios actores relevantes de la industria legal con el objetivo de explorar acerca de cuáles son las tendencias en tecnología, regulaciones, negocios y retención de talentos que impactan al mercado legal.

Legalweek ofreció a sus asistentes la posibilidad de participar en diversos workshops, boot camps, sesiones de networking y una gran feria de productos y servicios. Contó además, con cinco conferencias diseñadas especialmente para abordar temas claves de la industria, las cuales fueron: LegalCIO, marketing legal, foros de diversidad y gestión del talento, business law y legaltech.

Como en años anteriores, nuestro objetivo fue actualizarnos sobre las tendencias que impulsan el mercado global de servicios legales y evaluar las nuevas tecnologías disponibles para esta industria.

Así, durante estos días, tuvimos la oportunidad de compartir con líderes de opinión, futuristas de la industria legal, y actores relevantes en el estudio de esta fascinante industria.

Los grandes temas abordados durante este evento fueron los siguientes:

  • La igualdad, diversidad e inclusión en prestadores de servicios legales;
  • El indiscutible posicionamiento que han tenido los prestadores de servicios legales alternativos en los últimos años y su consolidación como propuestas de valores complementarias o alternativas a los estudios jurídicos tradicionales;
  • La relevancia de la tecnología en la generación de soluciones vinculadas con la protección de datos personales y seguridad de la información;
  • La necesidad de reformar de forma profunda la enseñanza del derecho de forma de dotar a los abogados del futuros de las herramientas requeridas para los nuevos desafíos que enfrentarán en el ámbito laboral; y
  • El indiscutible avance de las tecnologías en el reemplazo de funciones recurrentes y de bajo valor agregado que desempeñaban tradicionalmente abogados.

Sin duda, todas y cada una de las materias acá mencionadas merece análisis, por lo que generaremos columnas especiales para cada uno de dichos elementos.

Andrés Jara, CEO Alster Legal

Diario La Segunda publica reportaje de Alster Legal sobre trabajo colaborativo en el mercado legal